Teléfonos:  Nivel Inicial: 4556720 - 155477534 | Nivel Primario: 4559669 | Nivel Secundario: 155477514

REFLEXIÓN CONTEMPLATIVA - LA FLAGELACIÓN y MUERTE DE CRUZ DE JESÚS Y LA SOLEDAD DE LA VIRGEN MARÍA.

Visto: 6280

 


A manera de Reflexión ante la imagen de JESÚS EL NAZARENO

Queridos Hnos. en en el Señor:

Introducción: Estamos transcurriendo lo que se ha llamado el Triduo Pascual, estos tres días en que se agolpan los motivos en que nos recogemos en oración, siendo de intensa vivencia en el recuerdo de Nuestro Maestro y Señor Jesús.
La liturgia expresiva de estos días nos desgrana con signos y palabras.
Tres modos de acercarnos a este historia de amor verdadero que en estos días volvemos a recordar con un corazón agradecido por lo mucho que se nos dio y nos sigue dando por parte de Nuestro Redentor.

FIGURA 1.- REFLEXIÓN: Contemplemos a Jesús que lo juzgaron burlescamente; lo encarnecieron a latigazos, siendo ECCE /  HOMO humillado./

¿ Dónde  están las muchedumbre hambrientas y saciadas por Jesús, los enfermos curados. Quedó totalmente solo; así lo     contemplamos la noche previa al sacrificio del Gólgota.

FIGURA.2.- REFLEXIÓN:

Contemplamos a Jesús crucificado quien " Se humilló a si mismo, obedeciendo hasta la muerte y muerte de cruz. Por lo cual Dios lo exaltó y le dio el Nombre que está sobre todo nombre" (Flp 2,8-9)
La Pasión de Cristo recrea las últimas doce horas en la vida de Jesús. Mira a su madre María y pronuncia palabras que sólo ella puede entender "TODO ESTA ACABADO,"
La cruz no es un símbolo de resistencia fatalista, no es un gesto de resistencia pasiva, sino el signo del obrar solidario y fraterno del Hijo de Dios.

FIGURA. 3.- REFLEXIÓN:

Contemplemos a María de la Soledad : Ella con su compañia, su fortaleza y fe, quien nos da fuerza, en los momentos de dolor y padecimientos diarios como le tocó vivir.
Si queremos ser auténticos discípulos del Señor, Ella nos dará siempre la fuerza;  debemos renovar nuestro compromiso y disponernos de verdad a morir o desprendernos de ciertas actitudes: a negarlo o darle vuelta la cara ; asumir con coraje, con serenidad, con valentía la cruz,  esa Cruz Pascual para seguir al Señor, con serenidad  y fortaleza.
Isaías nos muestra al Siervo doliente, al Siervo de Yaveh, que cargó las dolencias de todos los hombres.

Oremos:

Que el Señor les guarde y los bendiga.
Apoderado Legal