Teléfonos (0342) 455 9669 - 455 6720 - 455 8356

Nuestra Historia

Visto: 143

Crónica  de los trabajos y sus obras para el jardín de infantes en  sus comienzos.

Mi nombre es Lilian Doello  vda. de Milesi y me interesaría que la comunidad educativa del JARDÍN de Infantes Santa María Goretti, conociera lo que en sus inicios hubiera parecido una utopía de un grupo de padres, docentes convocados por el entonces representante legal presbítero Gerónimo Casale. Se había legislado la ley de independización de educación pre primaria y las escuelas primarias, designándose a tales efectos personal directivo, docentes jardineras y asociaciones cooperadoras entre otras. La escuela Ntra. Señora de Fátima, había incorporado el nivel pre primario o jardín de infantes y la construcción edilicia debido a la demanda de la barriada de Barranquitas, no reunía la capacidad de tales requerimientos. Tras una primera reunión de padres, el padre Casales expresó a los mismos sobre la necesidad de construir un jardín de infantes que pudiera satisfacer tales necesidades, por lo que consideraba necesario la creación de una cooperadora cuyo primer propósito debiera ser conseguir un terreno para la posterior construcción. Así fue que hablando con un grupo de padres, los convoca para una segunda reunión, la que tendría carácter de asamblea y la comunidad elegiría a la primera asociación cooperadora integrada de la siguiente forma:

Presidenta, Doello Lilian, vice presidente, Jorge Ferrer, secretario de actas, José Becchioni, pro secretaria, Norma Gianfelice, tesorero, Miguel Ángel Oliva, pro tesorero, Jorge Mehesem, vocales: Silvia Gomez, Marga Díaz de Rodríguez, Laura Gamboa, Graciela Mezza, matrimonio Quiroz. Asesora y directora del jardín, Ana María Gerosa. Representante legal, presbítero Gerónimo Casale.

Por unanimidad, se decide que el lema de la asociación en el objetivo a lograr sería, “un jardín que crece es una esperanza que florece”. Con la gestión de los miembros integrantes, se logra que mediante sanción de ordenanza municipal, legislada luego de meses de estudios catastrales y jurídicos, la municipalidad de santa fe, cediera una porción de la que entonces era la plazoleta Amalia Rebek, la que años antes había sido donada al municipio por sus antiguos propietarios. Una vez en posesión del municipio, la plazoleta se encontraba abandonada, por lo que en los articulados de la ordenanza de donación se hace constar que la parte de espacio verde restante, sería servicio de la comunidad educativa el mantenimiento de la plaza para utilización del barrio, como así también, edificar un salón de usos múltiples que además de la utilización del jardín, sirviera para actividades educativas barriales. Todo lo antedicho, con escritura a nombre del arzobispado de santa fe y planos realizados por la dirección de planeamiento urbano, todo ad honorem y tras gestiones realizadas por la coordinadora ante la municipalidad de santa fe.
Esta primer cooperadora, además de la empatía con el jardín de infantes, contó en todo momento con el apoyo y empuje insustituible de la directora Ana María Gerosa y el padre Casale. La construcción del jardín fue una nueva etapa no menos engorrosa, de empeño y solidaridad, pero siempre con cristo y maría, acompañando cada decisión, cada objetivo logrado, cada caída en la que sin la mirada puesta en la fe, los objetivos no hubieran sido posible. Como cuando una tormenta derrumbó el tapialado…y un cura diciéndonos: y ustedes no se dicen personas de fe??? Se vendieron empanadas, pollos, se organizaron cenas, rifas y mediante el contacto del dibujante santafesino Juan Arancio, se realizaron dos recitales en el estadio de la tecnológica, con dos recitales del cantante Sergio Denis, quien en esos tiempos tenía gran resonancia por la canción “Gigante chiquito”  dedicado a su pequeño hijo y muy apropiado para el jardín. Para este evento y a los efectos de garantizar cualquier inconveniente el tesorero Miguel Ángel Oliva y la presidenta Lilian Doello, debieron poner en garantía sus únicas viviendas familiares…la municipalidad auspició afiches y propaganda callejera, la Pepsicola auspició propagandas radiales, cable video por orden de Don Ángel Malvicino auspició la propaganda televisiva, canal 13 auspició en Notitrece reportajes anunciando los eventos, empresas constructoras como Puig colaboraron además con materiales de construcción. La primera asociación cooperadora, a votación de asamblea tuvo una reelección y se integraron nuevos colaboradores. Y así transcurrió una gestión de un grupo de padres que entendieron que, como diría Santa Teresa de Calcuta “nadie es tan pobre como para no tener nada para dar” y si me animo a enviarles parte de esta experiencia, es porque considero que la comunidad merece conocer su historia, sus raíces y por sobre todas las cosas para que entendamos que la solidaridad enriquece más a quien la da que quién la recibe. En el transcurso de los años hijos y nietos pasaron por las salitas del jardín, y aquello que fue una esperanza, hoy es una realidad, y son esos niños que fueron y serán protegidos por Nuestra Señora de Fátima, y con el ejemplo de lucha de sus papás y abuelos y la mirada siempre puesta en el divino maestro, sabrán prodigarse cada vez que sean necesarios. Disculpen si la presente es muy extendida y los saludo fraternalmente en Cristo y María.
Agradecemos esta colaboración de la Sra. Lilian Doello  Vda. de Milesi por el tiempo dedicado a nuestro hermoso jardín en sus inicios y en la actualidad por escribir este relato que nos permite recordar hechos.


Saludo Afectuosamente.
Alicia Verónica Guerrero.
Directora Nivel Inicial.