Teléfonos (0342) 455 9669 - 455 6720 - 455 8356

REFLEXIÓN CUARESMAL: TIEMPO DE AVIVAMIENTO

Visto: 147


" El pecado más grande de nuestro tiempo, es que los hombres han perdido el sentido del pecado" (Pío XII)

"Dejaste de orar comenzaste a pecar" ( San Agustín )
"Si confesamos nuestros pecados, fiel y justo es Dios para perdonarnos y limpiarnos de toda iniquidad." ( 1 Jn 1,9)
Solamente  Dios puede darnos la plena claridad sobre la naturaleza del pecado.
Dios, en su bondad, quiso revelarnos la profunda miseria de nuestra condición de pecadores y al mismo tiempo dejar expuesta su infinita misericordia:  pero hizo mucho más: en la persona de JESÚS, vino  a salvarnos del pecado .
Con algunos versículos de los salmos penitenciales, iluminados por un texto del Profeta Jeremías y de  las cartas del Apóstol San Pablo , nos ayudamos en este tiempo, a meditar y convertirnos al Único que puede librarnos y darnos vida.

SALMO 50

Señor, crea en mí un corazón puro,
y renueva la fuerza de mi alma;
no me alejes, Señor, de tu presencia,
no retires de mí tu santo espíritu.

" Que el pecado no tenga más dominio sobre ustedes, ya que no están sometidos a la Ley, sino a la gracia."(Rom 6, 14)


INVITACIÓN A LA CONVERSIÓN ( Jer 2,1-13,19 )

Considerad, comprended lo amargo y desdichado
que es abandonar al Señor, vuestro Dios
y no temer ya más en su santa presencia.


"Yo los exhorto a que se dejen conducir por el Espíritu de Dios...." ( Gal 5, 16 )

SALMO 119

Clamé al Señor cuando la angustia me atrapó,
y Dios me respondió.
" ... desprecias las riquezas de la bondad de Dios, de su tolerancia y de su paciencia, sin reconocer que esa bondad te debe llevar a la conversión."  ( Rom 2,4)

" Dios probó su amor hacia nosotros en que, siendo pecadores, murió por nosotros ( Rom 5,8 )

SALMO  5, 2

Señor, escucha mis palabras,
atiende mis gemidos.

SALMO 16,1,2

"Protégeme, Dios mío,
porque me refugio en ti.
Yo  digo al Señor,
"Señor, tú eres mi bien,
no hay nada superior a ti."

NUESTRA SÚPLICA CUARESMAL:
Señor Jesús, que con tú pasión y muerte nos redimiste y nos trajiste la salvación, concédenos la gracia de permanecer siempre unidos a ti.
Que así sea .